Woohnhuis Weijnen 2.0

Woohnhuis Weijnen 2.0Föllmi Photo-graphy © I see for you

Tras el éxito obtenido por la Woonhuis Residence 1.0, el estudio holandés FAR Architecten ha terminado hace poco una casa adosada con impacto cero en Ijburg, cerca de Ámsterdam. La Woonhuis Wijnen 2.0. se inspira en el principio (Cradle-to-Cradle" (de la cuna a la cuna), según el cual, al final de su ciclo de vida, los materiales utilizados se descompondrán naturalmente o serán reciclados, con un impacto ambiental mínimo.En esta casa se han reducido a cero las emisiones de anhídrido carbónico, objetivo alcanzado gracias al uso de materiales aislantes biológicos, cristales triples, junturas herméticas y intercambiadores de calor, para un control de la temperatura y un confort optimizados.

Woohnhuis Weijnen 2.0Föllmi Photo-graphy © I see for you

La casa se calienta a través de una estufa de pellet y un motor de calor, mientras el uso de brise-soleil regulables permite refrescarla. Un intercambiador de calor, situado a dos metros de profundidad en el terreno, garantiza el recambio del aire proveniente del externo, calentándola de invierno y refrescándola durante el verano. Los colectores de agua caliente, inseridos en la fachada, integran la instalación de calefacción y ofrecen agua caliente sanitaria.Las necesidades eléctricas de la casa se satisfacen a través de una turbina y un generador eólicos; una gran caldera de agua permite además una considerable acumulación de energía. Para reducir el impacto sobre la falda freática, el agua de lluvia se utiliza tanto para el baño como para la colada, integrando la casa en el ciclo hídrico natural.En lugar de utilizar barnices o cubiertas protectivas, potencialmente nocivas para el medio ambiente, la fachada de madera se ha tratado de conformidad con una antigua tradición japonesa. La capa superior de la madera se ha carbonizado para protegerla de los agentes atmosféricos, sin necesidad de utilizar barnices o impregnantes.Los muebles seleccionados para este proyecto siguen los mismos principios que la arquitectura. En la cocina, una vieja mesa se ha combinado a sillas verdes en polipropileno Catifa, un producto reciclable al 99% que llama no sólo a la estética natural de la estructura entera, sino que además da fuerza a su identidad conceptual.

Para ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible en nuestro sitio Web usamos cookies también de terceros. Al continuar con la navegación, declaras aceptar y autorizar el uso de las cookies en cumplimiento de los términos expresados para el uso. Para conocer más detalles y modificar tus preferencias, consulta nuestra Política de confidencialidad