Lugares para compatir

© Marco Covi

La luminosa luz solar del Mediterráneo se ha debilitado mucho en el barrio medieval de Girona cuando estamos en el patio. Desde aquí dominamos la plaza de Sant Domènec y nos sentimos seguros entre las magníficas casas y callejuelas de este antiguo centro urbano. Durante generaciones los habitantes de la ciudad se han ocupado de los edificios, construyéndolos, arreglándolos y restaurándolos con una habilidad perfeccionada por la experiencia.

© Enrich Duch

Ante el fogón, donde el resplandor del fuego enciendo los rostros de nuestros amigos, la luz de la llama trepa por las paredes, resaltando los fósiles prehistóricos contenidos en las piedras de esta casa del siglo XVI.

© Marco Covi

© Wei Lin Tse

Aunque con el paso del tiempo se ha arreglado, se nota todavía la pureza de los materiales y la historia de todos los que nos han precedido, imprimida en los muros sólidos y espesos.

© Marco Covi

Hoy, este lugar se ha restaurado con un toque contemporáneo y sofisticado, pero hay algo esencial en el modo en el que se ha realizado y en los tenues colores utilizados. Materiales rigurosos, como el acero corten, el cemento y el roble, aparecen en su esencia más pura y expresiva, cediendo el paso al placer de lo que resulta fundamental: espacio, luz, sombra, piedra, fuego, humanidad.

© Marco Covi

Una casa con una historia
Girona, España

Para ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible en nuestro sitio Web usamos cookies también de terceros. Al continuar con la navegación, declaras aceptar y autorizar el uso de las cookies en cumplimiento de los términos expresados para el uso. Para conocer más detalles y modificar tus preferencias, consulta nuestra Política de confidencialidad