El trabajo como vida

En 1991, en Barcelona, el diseñador Alberto Lievore, Jeannette Altherr y Manuel Molina fundaron el estudio Lievore Altherr Molina, dedicándose al diseño de productos, a la asistencia y a la dirección artística para empresas de fama internacional. En 1999 han empezado a colaborar con Arper, diseñando algunos de los productos más representativos de su producción, como las colecciones Leaf, Catifa y Saya. A continuación los diseñadores comparten las reflexiones que están en la base de sus productos más recientes: Colina y Zinta.

© Marco Covi

¿En qué modo considera que un ambiente influencie o modele la vida de las personas que viven en él?
Creemos firmemente que la atmósfera de un espacio, el aspecto de los elementos que lo componen y su decoración, ejercen una influencia en nuestras sensaciones y comportamientos.Esto vale no sólo para nuestras casas o para los lugares en los que trabajamos, sino para todos los ambientes en que vivimos, como escuelas ,universidades, bibliotecas, hospitales y aeropuertos. Un lugar puede favorecer la curación, la instrucción, el relax, la concentración o el encuentro. Es un sistema de estructuras sociales, un tipo de organización, un encuentro de sonidos, temperatura, luz, arquitectura y objetos. Las decoraciones son la parte del ambiente más cercana al cuerpo, y con ellas las personas se identifican fuertemente.

¿De las reflexiones sobre vida y trabajo de los elementos que los hacen comunes? ¿Los ambientes de trabajo presentan exigencias distintas a los domésticos?Nos enfrentamos constantemente con Arper sobre este argumento, que para nosotros exprime el espíritu de nuestra época. Se habla constantemente de la falta de límites definidos entre trabajo y vida privada. ¿Pero por qué la complejidad de ésta última no se toma en consideración como el trabajo? ¿Qué diferencia existe entre dedicarse a las relaciones con los demás o con nosotros mismos?
Nuestro estudio también ha cambiado mucho en los últimos veinte años. Trabajamos más sobre una auténtica mesa, pero una gran "mesa" virtual constituida por la red de nuestros ordenadores; no podemos ser todos físicamente presentes en horarios determinados. Esta flexibilidad nos permite pasar continuamente de la vida privada a la lavorativa: de la reunión con un cliente a una llamada personal, de la participación a un evento escolar, la lectura de un interesante artículo discutido con nuestros colegas, para terminar con la puesta a punto de un prototipo. Al mismo tiempo, consideramos constantemente nuestras observaciones y experiencias en nuestra profesión. El trabajo se alimenta y se inspira en nuestra vida, no es sólo una ocupación. Vida y trabajo no son la misma cosa, pero a menudo se funden entre ellos.

© Marco Covi

¿Qué papel juega Internet en la compenetración entre trabajo y privado?
Gracias a Internet se puede estar siempre en contacto - 24 horas al día, 7 días a la semana - incluso trabajando desde dos rincones remotos del mundo. Muchas actividades, como gestionar los contactos de Facebook, responder a email o buscar inspiración sobre blogs o Pinterest, pueden realizarse fácilmente desde casa. Pero esta mayor flexibilidad se usa de modo consciente. Deberíamos usar la tecnología para gestionar mejor nuestras vidas, no para estar en guardia.

¿Los ordenadores portátiles y los teléfonos móviles, son una oportunidad para conciliar en modo equilibrado trabajo y vida privada, o nos condenan a estar siempre localizables? Si a las doce de la noche contestamos a una llamada de trabajo, ¿somos eficientes o estajanovistas? ¿Somos capaces de limitarnos y de valorar cuándo es realmente necesario?¿Qué efecto han tenido estos cambios en vuestra profesión de diseñador y en vuestras relaciones de trabajo?
La metodología de trabajo utilizada por el sector creativo, basada en un modo de trabajar "fluido", centrado en la comunicación, se está convirtiendo en un modelo para muchos otros ámbitos, compartido cadas vez por más personas. En este modo, las jerarquías se reducen: el método de trabajo se centra menos en un líder que resuelve los problemas, y mira más al desarrollo de proyectos a través de un trabajo de equipo. Las nuevas generaciones no quieren vivir para trabajar, sino trabajar para vivir. Buscan un equilibrio mejor y más fluido entre estos dos modelos. El límite entre trabajo y vida se está desvaneciendo y cada vez más gente elige una actividad donde la distinción entre trabajo y tiempo libre sea menos rígida. Hace mucho tiempo que tenemos presente este concepto en nuestro trabajo: la estética, la belleza, la utilidad, la flexibilidad, la forma y el significado son elementos fundamentales tanto en la decoración como en la organización del espacio, tanto en los ambientes de trabajo como en casa.

© Marco Covi

Así seguimos proyectando espacios y decoraciones más dúctiles, fluidas y en sintonía con nuestro pensamiento. En realidad, con Arper hemos trabajado sobre el concepto de ambiente de trabajo flexible y corporativismo suave desde la primera colección, aunque sólo últimamente se ha convertido en una tendencia difundida. Catifa es un sistema de asientos extremamente flexible y de gran éxito, porque exprime el justo equilibrio entre la armonía de la forma, haciéndola apta al uso doméstico y al contenido tecnológico, que la convierte en perfecta para el ámbito corporativo. También el resto de nuestras colecciones se inspiran a la idea de soft tech y consideramos que exprimen claramente este concepto.Vuestra colaboración con Arper dura desde hace mucho tiempo.

¿Cómo se han influenciado vuestros proyectos de diseño desde el cambio de la dinámica trabajo/vida?
En nuestro trabajo para Arper estos cambios se han traducido en el rechazo de la contraposición de las categorías "decoración para la casa" y "decoración del puesto de trabajo". Trabajo y vida se suceden en los mismos ambientes y, en ocasiones, contemporáneamente. Nos esforzamos por hacer que nuestros proyectos no sean sólo funcionales, queremos que tengan también un significado.Los ambientes reflejan nuestros ideales y nuestras aspiraciones. Deseamos que nuestras casas, y todos los lugares en los que vivimos, reflejen nuestra personalidad. Cada espacio narra una historia, y cada uno de sus elementos revela una pequeña parte ella. Para hacer esto, las decoraciones deben tener una identidad propia, pero tienen que conseguir también integrarse en los contextos individuales. Todos nosotros queremos afirmar nuestros yo a través de nuestras elecciones y de acuerdo a distintas esfumaduras, por ejemplo usando acabados distintos.

¿Cuál era vuestra intención al diseñar Colina y Zinta, las dos nuevas colecciones para Arper?
Las dos colecciones que presentamos este año se han pensado para situaciones en las que las personas se encuentran, se relacionan y comunican entre ellas, pero no alrededor de una mesa, sino cómodamente sentadas en un contexto informal. Imaginamos estos productos para recibir a los amigos, o para esperar a alguien en una cita en la zona lounge de un hotel, o para recibir a los clientes en la propia oficina. Independientemente del contexto, la comunicación necesita una actitud abierta y generosa, que facilite el diálogo. Las dos colecciones que hemos diseñado para Arper tienen la finalidad de favorecer esta disponibilidad a la comunicación.

Para ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible en nuestro sitio Web usamos cookies también de terceros. Al continuar con la navegación, declaras aceptar y autorizar el uso de las cookies en cumplimiento de los términos expresados para el uso. Para conocer más detalles y modificar tus preferencias, consulta nuestra Política de confidencialidad